Los suelos de cristal pisables se han empezado a ver en museos y edificios de oficina modernos, y dotan de una dimensión inesperada de amplitud a habitaciones y vestíbulos. Las características más importantes del suelo de cristal transitable será su robustez, su elegancia y su añadido de innovación al ambiente.